PRINT

Postres

vegetariano

Hojaldre rellena de chocolate

Les pido con anticipación que me disculpen por lo delicioso que es este postre. Es PELIGROSO y facilísimo de hacer. Yo me aseguro de no tener masa de hojaldre en la nevera muy a menudo porque conozco mis limitaciones. Pero se aproxima el Día de San Valentín, así que disfruten de este manjar; es tan delicioso que hasta lo pueden usar para sobornar a los pequeños para que hagan sus quehaceres.

30 mins

porciones 4

Ingredientes

Masa de hojaldre (asegúrate de seguir las instrucciones del paquete)

Yema de huevo para hacer el barniz

8 oz de chocolate (como una barra Hersheys gigante o chispas de chocolate)

1/2 cucharada de mantequilla derretida

    direcciones

    Precalienta el horno a 400 grados F.

    Forra una bandeja para hornear con papel pergamino o papel aluminio y engrasa con mantequilla.

    Extiende la masa de hojaldre en la bandeja para hornear.

    Coloca la barra de chocolate o las chispas de chocolate en el centro de la masa. (Si usas chispas de chocolate, colócalas de manera uniforme para que parezcan una gran barra de chocolate).

    Dobla cuidadosamente los bordes del hojaldre sobre el chocolate, cubriéndolo completamente.

    Bate la yema de huevo y con una brocha o espátula unta o barniza ligeramente sobre el hojaldre.

    Hornea durante 20 a 25 minutos, hasta que el hojaldre esté dorado.

    Sácalo del horno y déjalo enfriar antes de servir.

    COOKING TOGETHER

    LOS NIÑOS, AYUDANTES DEL CHEF

    Los niños pueden hacer casi toda la receta (aunque los más pequeñitos necesitarán ayuda), desde extender la masa hasta poner el chocolate, forrarlo con la masa y barnizar con la yema batida. Los adultos se pueden encargar del horno y de todo lo caliente. No te olvides de compartir un pedacito de chocolate con los niños mientras preparan este postre.

    Bristol Mayo

    Bristol Mayo es esposo, padre, viajero, alquimista de cocina, primero en su nombre, señor rey de las salsas y leal súbdito de Wakanda. Cree que la comida está ligada a la memoria por una razón. Porque cocinar no se trata necesariamente de habilidad, sino de la sensación memorable que nos deja, ¡tanto en la memoria como en la panza! Bristol trabaja junto a su compañera de aventuras Rachel, esposa, madre, catadora de recetas y extraordinaria fotógrafa de gastronomía.

    PrevioSiguiente

    El almuerzo

    Preguntas para la cena

    ¿Qué profesión aprecias ahora más que nunca?

    (Aprovechamos para darle un saludo especial a todos los trabajadores de los supermercados).

    Descubre una pregunta diferente sobre…