¿Qué tienes en mente? Sea cual sea tu pregunta, nuestro equipo de maestros galardonados, consejeros y otros profesionales de la educación la responderán.

Pregúntale a un Navegador

PRINT

¡Ayuda! A mi hijo no le importa aprender a distancia, pero su maestro no se lo está poniendo fácil. Los horarios de las video llamadas cambian a último momento, los enlaces a las actividades a menudo no funcionan y a veces no está claro qué se supone que se debe hacer y cuándo. Estamos tratando de ser pacientes y comprensivos, pero esto hace que nuestros días sean más estresantes y me preocupa la experiencia de mi hijo. ¿Qué debemos hacer?

Desafiado en Chicago, IL

Caroline Cahuantzi

Caroline ha trabajado en el ámbito de la educación desde el 2006. Ha sido docente escolar, maestra de adultos, evaluadora y entrenadora de maestros y directora de operaciones escolares. Hoy en día, es la maga de operaciones y tecnología de EdNavigator.

Desafortunadamente, este escenario es muy común. Aunque se prometió que el aprendizaje a distancia sería diferente y mejor este otoño, los maestros varían en sus niveles de habilidad y destreza con las herramientas de instrucción en línea y, por muchas razones, no todas las escuelas han proporcionado la capacitación, el apoyo y la supervisión necesaria para sus maestros.

Empieza por contactar al maestro de una manera colaborativa y positiva. En este caso, una breve llamada telefónica será un mejor medio de comunicación que un correo electrónico redactado con demandas y exigencias. Al hablar con el maestro sé empático y pregunta en lugar de suponer. Explica y describe cómo ha sido la experiencia de tu hijo hasta ahora y cómo le ha afectado en términos de ánimo y compromiso con sus deberes escolares. Habla sobre lo que tu familia necesita. Es perfectamente razonable esperar que se te dé un horario por adelantado con los enlaces necesarios para que cada estudiante (y su familia) pueda organizarse debidamente y estar menos estresados y abrumados.

Los maestros suelen ser receptivos a este tipo de comunicación. Incluso, puede que aprendas algunas cosas que no sabías (tal vez el maestro ha estado compartiendo información por una aplicación sin tu conocimiento). Asegúrate de explicarle al maestro cómo has estado apoyando a tu hijo y pregúntale si hay algo más que podrías hacer o estar haciendo diferente.

Si hablar con el maestro de tu hijo no funciona y las cosas no mejoran (aunque sea por factores fuera del control del maestro o profesor), no dudes en contactar al director de la escuela. Tienes todo el derecho de conocer el plan escolar y así asegurarte de que tu hijo siga aprendiendo, incluso cuando las plataformas virtuales están en reparación. Solicita que el director se involucre más en verificar que cada maestro se esté comunicando con los estudiantes y sus familias de manera transparente y puntual. Exige claridad sobre las asignaciones, calificaciones y expectativas.

Aunque hay que tener en cuenta los obstáculos que enfrentan los docentes en estos momentos, también debemos estar anuentes de la pérdida de aprendizaje que hubo el ciclo escolar pasado cuando se cerraron las escuelas por la pandemia, y la importancia de que esto no vuelva a ocurrir. Haz tu mejor intento para resolver las cosas con el maestro de tu hijo y pídele al director que juegue un papel más importante si es necesario.

“Al hablar con el maestro sé empático y pregunta en lugar de suponer. Explica y describe cómo ha sido la experiencia de tu hijo hasta ahora y cómo le ha afectado en términos de ánimo y compromiso con sus deberes escolares. Habla sobre lo que tu familia necesita.”

¡Gracias por visitarnos!

Con la vida regresando a la normalidad (más o menos), The Kinda Guide llega a su fin. Nuestros recursos, recetas y actividades familiares seguirán en línea, así que no dudes en buscar lo que necesites. Si lo que buscas son actividades atractivas para niños de 3 a 13 años, ¡únete a nuestro campamento de verano virtual, Camp Kinda!

Ir a Camp Kinda