¿Qué tienes en mente? Sea cual sea tu pregunta, nuestro equipo de maestros galardonados, consejeros y otros profesionales de la educación la responderán.

Pregúntale a un Navegador

PRINT

Mi hijo está en su último año de secundaria aprendiendo a distancia, lo que significa que no tiene el mismo nivel de acceso a la consejera de la escuela que hubiese tenido en persona. Creo que ha recibido un par de correos electrónicos recordándole sobre las solicitudes de universidad y los formularios de ayuda financiera, pero me preocupa que no está al tanto de ellos y ahora tengo que ayudarlo y ser su consejera. ¿Qué debemos saber sobre las solicitudes y formularios para aplicar a la universidad?

Despistada en Colorado

Chris Espinoza

Chris Espinoza es uno de los Navegantes de EdNavigator del área de Boston y se especializa en ayudar a los estudiantes en sus caminos hacia una educación universitaria, siendo él mismo un estudiante universitario de primera generación. Antes de unirse a EdNavigator, Chris trabajó en colegios y universidades a lo largo de Boston. También es un chef gourmet principiante y un orgulloso papá de perros.

Estimada Despistada:


Primero que todo, no parece que estás tan despistada si estás anuente de las fechas límites para aplicar a la universidad y no quieres que tu graduando se quede atrás. Estar anuente de lo que hay que hacer es siempre el primer paso.


Además de que no estás despistada, tampoco estás sola. Ya hemos visto que las matriculas universitarias han disminuido este año, especialmente en estudiantes de primera generación, Negros y Latinos, lo cual es preocupante. Con tantos estudiantes en casa, lejos de sus consejeros académicos y otros recursos escolares, es muy posible que aplicar a la universidad haya pasado a segundo plano. También es posible que algunos estudiantes se sientan inseguros de asistir a la universidad, dado que no se sabe cómo la pandemia seguirá afectando la educación universitaria.


Con todo esto quiero decir que me alegra que nos hayas consultado. Gran parte del proceso de aplicar a la universidad este año es igual que cualquier otro año, lo diferente es que los estudiantes (y sus familias) necesitan estar más encima de todo. Aquí te dejamos una lista de quehaceres que tu y tu hijo querrán empezar a hacer lo más antes posible:


Completa el formulario de FAFSA. El formulario de FAFSA es una solicitud que abarca todo tipo de asistencia económica federal, incluyendo subvenciones y préstamos, así que es muy importante. Aunque los formularios de FAFSA se aceptan hasta bien entrada la primavera (y las fechas de entrega varían según estado), es mejor completarlo lo antes posible. (Si has tenido cambios recientes en tus ingresos, como la pérdida de trabajo durante la pandemia, se tomarán en cuenta al determinar tu paquete de ayuda. Llena el formulario según las instrucciones y luego contacta las oficinas de asistencia económica de las universidades de tu elección para hacerles saber). Además, tu hijo deberá confirmar si alguna de las universidades a las que está aplicando requiere de un perfil de CSS, que es un formulario estándar de asistencia económica diferente al de la FAFSA. No es tan común como la FAFSA, pero igual querrás saber si lo necesita.


Habla con las oficinas de asistencia económica. Tu hijo deberá programar una reunión virtual con un administrador de asistencia económica de las universidades a las que está aplicando, para que le ayuden a orientarlo hacia otras becas y fuentes de ayuda. Al hacer esto también estará demostrando interés en la institución académica, lo que será bueno para su aplicación.


Investiga otras oportunidades de asistencia económica. Hay una gran variedad de opciones para obtener asistencia económica a parte de FAFSA, y tu graduando deberá estar explorando todas sus oportunidades para ver a cuáles puede aplicar. College Greenlight y Fastweb son buenos recursos para empezar. También puede encontrar ayuda económica disponible a través de tu trabajo, institución religiosa, negocios locales que frecuentan y hasta lugares en donde ha trabajado durante las vacaciones de verano. Para más información haz clic aquí.


Recorre el campus virtualmente. Si aún no lo han hecho, aprovechen los recorridos virtuales disponibles. (Vayan a Niche o YouVisit para buscar recorridos virtuales de distintas universidades). Y si tu hijo aún no se decide, siempre puede contactar a las oficinas de admisión. Los consejeros de admisión de las universidades lo ayudarán con cualquier información adicional para complementar lo que ya sabe después de haber recorrido los campus y explorado en internet. Algunos hasta ofrecen oportunidades para asistir a clases virtuales o hablar con estudiantes actuales o ex alumnos.


Investiga qué pruebas necesitarás para aplicar. En años normales, tu hijo simplemente tendría que inscribirse para el SAT o el ACT. Pero este año, muchas universidades están cambiando sus requisitos por la pandemia. Algunas universidades han declarado que las pruebas estandarizadas serán opcionales mientras que otras universidades están pidiendo que se demuestre que no pudieron tomar las pruebas, y otras más están aceptando los resultados del PSAT en su lugar. Por ende, es muy importante que tu hijo investigue los requisitos particulares de las universidades a las que desea aplicar para que así se pueda preparar mejor.


Enfócate en los ensayos de aplicación. Ya que en muchas universidades las pruebas estandarizadas serán opcionales este año, los ensayos de aplicación serán aún más importantes. Tu hijo deberá conseguir a varias personas (como su maestro de inglés o consejero escolar) para que lean su ensayo y le den su opinión. (Como padre de familia, puedes ser una de esas personas que lean su ensayo, pero necesitará crítica constructiva y opiniones objetivas. Revisar el ensayo de tus hijos es como enseñarles a manejar. Lo puedes hacer, pero será mejor para la relación si no lo haces).


Solicita cartas de recomendación lo antes posible. Las cartas de recomendación son el tipo de cosas que a menudo se dejan para el último minuto, especialmente cuando los estudiantes no están en la escuela con sus profesores. Asegúrate que tu hijo solicite sus recomendaciones lo antes posible y proporcione los enlaces y formularios necesarios.


Piensa en los costos incidentales. Por último, es un buen momento para tener una reunión familiar y hablar sobre el costo, adicional a la matrícula, de asistir a la universidad, como el costo de transporte, gastos diarios, libros de texto y demás. Establezcan un presupuesto realista para no llevarse una sorpresa por aquellos costos ocultos que suelen surgir en el camino.


Llenar las solicitudes y formularios y planificar todo para aplicar a la universidad es un arduo trabajo para toda la familia, y más aún en estos tiempos de COVID-19 con tantas incógnitas adicionales. Pero si tu hijo logra completar algunas de estas tareas antes del año nuevo, estará bien posicionado.

“Gran parte del proceso de aplicar a la universidad este año es igual que cualquier otro año, lo diferente es que los estudiantes (y sus familias) necesitan estar más encima de todo.”