¿Qué tienes en mente? Sea cual sea tu pregunta, nuestro equipo de maestros galardonados, consejeros y otros profesionales de la educación la responderán.

Pregúntale a un Navegador

PRINT

Mi hijo de quinto grado es propenso a sufrir ansiedad en general y comprensiblemente ha estado particularmente ansioso durante la pandemia. Aún sigue aprendiendo desde casa (elegimos esa opción, aunque su escuela ya ofrece clases presenciales), pero en el otoño regresará al edificio escolar. También estará en una nueva escuela ya que habrá pasado a la escuela media. Y eso le preocupa. También le causa ansiedad regresar a sus actividades normales. Sus abuelos ya están totalmente vacunados, pero no quiere quitarse su mascarilla cuando está con ellos por temor a que se enfermen o enfermarse él. En el parque, le preocupa ver a niños que no estén utilizando mascarilla, aunque estén lejos. Estoy triste por él porque deseo que empiece a socializar un poco más con sus familiares y amigos y disfrute de actividades al aire libre, pero ahora mismo se encuentra un poco paralizado.

Preocupada en Wisconsin

Whitney Henderson

Whitney Henderson es la jefa de programas de EdNavigator. Con más de una década de experiencia, es una docente galardonada, líder escolar y experta en instrucción académica.

Estimada Preocupada:


Lo siento mucho. Es difícil ver a nuestros hijos ansiosos y pasando por algo tan difícil. Como nos recuerda la Dra. Denise Gilstrap en el artículo de Kinda Guide de esta semana, los índices de ansiedad y depresión en los niños han aumentado mucho este año. Al parecer, tu hijo se apegó a las medidas de precaución para sentirse seguro y protegido, pero ahora las reglas están cambiando y esto le está produciendo ansiedad. Es algo que probablemente nos ocurra a todos en los próximos meses.


Estas son mis sugerencias:


Comunícate con la escuela. No sientas que tienes que apoyar a tu hijo sola. La Dra. Gilstrap sugiere utilizar al consejero escolar como primer punto de contacto, aunque tu hijo esté actualmente aprendiendo desde casa. Es posible que la escuela pueda proporcionar el apoyo adicional que tu hijo necesita o, si no es así, te pueden referir a otros recursos. Hablar con el maestro de tu hijo también puede ser una buena opción. Si la ansiedad le está afectando su habilidad para concentrarse en su trabajo escolar o participar en sus lecciones remotas, es importante que el maestro sepa lo que está pasando para abordarlo juntos y asegurarse que tu hijo se sienta cómodo y seguro en clase.


Dale a tu hijo los hechos e información (apropiados según su desarrollo).Parte de su ansiedad puede ser el resultado de información errónea que ha escuchado en el parque, por ejemplo, o simplemente de no tener una comprensión sólida de los hechos (¡especialmente porque están cambiando tan rápidamente!). Después de tanto tiempo de poder ver a otros solo con mascarillas y al aire libre, es comprensible que le cueste dar el paso mental a "Okay, ¿ahora puedo ver a mis abuelos como si nada?". Para entender mejor estos cambios, habla con tu hijo sobre la ciencia detrás de las vacunas y de por qué y cómo funcionan. Considera ver un vídeo o leer un artículo juntos que explique cómo las vacunas crean inmunidad y ayudan a nuestro cuerpo a crear anticuerpos. (Vean este vídeo de SciShow con subtítulos en español que explica las vacunas, centrándose especialmente en la tecnología de ARNm utilizada en las vacunas de Pfizer y Moderna. Y aquí hay una explicación animada más corta de PBS).


Restablece las rutinas en casa. Aunque siga aprendiendo desde casa hasta el otoño, empieza a restablecer algunas rutinas escolares en casa desde ahora para que todos tengan la oportunidad de adaptarse a lo que viene. Esto podría ayudar a facilitar la transición de tu hijo a la vida "normal" (o la nueva normalidad). ¿Han cambiado sus horas de acostarse y despertarse durante la pandemia? ¿Y las rutinas de las comidas? ¿Tu hijo se viste con la ropa habitual del colegio al comienzo de cada día? Intenta restablecer estos hábitos que serán parte de su rutina normal el próximo ciclo escolar. Considera también la posibilidad de añadir al calendario semanal una salida regular al aire libre con un amigo cercano, para que tu hijo pueda volver a socializar de una manera que le resulte segura.


Prepáralo para lo que viene. Si aún no lo has hecho, empieza a informarte de su nueva escuela y sobre cómo será el próximo ciclo escolar. ¿Existirán pautas de distanciamiento social y qué implicarán? ¿Cuáles son las normas del uso de mascarillas? Dado que tu hijo empieza la escuela secundaria, ¿irá de un salón de clases a otro o estarán los alumnos agrupados en un aula? A medida que se acerca el otoño, habla de todo esto con tu hijo para que sepa lo que puede esperar y se sienta preparado.