¿Qué tienes en mente? Sea cual sea tu pregunta, nuestro equipo de maestros galardonados, consejeros y otros profesionales de la educación la responderán.

Pregúntale a un Navegador

PRINT

Mi esposo y yo le hemos pedido a nuestro hijo de 16 años que salga a caminar por 20 minutos en la mañana antes de que empiecen las clases virtuales. También sale a caminar por 20 minutos a eso de las 5 p. m. Es toda la actividad física que hace en el día. Antes del mundo de clases virtuales, no dejábamos que usara dispositivos antes de ir a la escuela. En aquel tiempo la regla era más que todo para que se alistara rápido y estuviera a tiempo en las mañanas. Pero también recibimos un mensaje del director pidiendo que los estudiantes no utilizaran dispositivos antes de la escuela, ya que se había demostrado que se concentraban menos al inicio del día. Ahora que está más grande, nuestro hijo no está de acuerdo con esta regla. ¿Qué piensan ustedes? ¿Hay alguna razón basada en estudios para prohibir el uso recreativo de dispositivos y pantallas antes de clases?

Tantos Dispositivos en MA

Whitney Henderson

Whitney Henderson es la jefa de programas de EdNavigator. Con más de una década de experiencia, es una docente galardonada, líder escolar y experta en instrucción académica.

Estimada Tantos Dispositivos:


Es cierto que los dispositivos parecen estar “virtualmente” en todas partes hoy en día, y las pautas profesionales se han vuelto cada vez más flexibles para satisfacer la necesidad del aprendizaje virtual, la necesidad de socializar con familiares y amigos, y demás. Pero por supuesto que aún hay ciertos riesgos asociados con pasar demasiado tiempo viendo pantallas y estos riesgos dependen de algunos factores.


Una gran cantidad de estudios han demostrado que el uso de dispositivos y pantallas antes de dormir interrumpe los patrones de sueño, debido a la luz azul producida por los dispositivos electrónicos que le indican al cuerpo que se mantenga alerta reduciendo la producción de melatonina. (La melatonina es el químico natural que induce la somnolencia y le indica al cuerpo que se relaje). Ya que los dispositivos estimulan el cerebro cuando debería estar relajándose, el cuerpo recibe señales mixtas y se nos dificulta dormir. Los niños (¡y probablemente los adultos también!) que utilizan pantallas antes de irse a la cama son más propensos a desarrollar insomnio, problemas de comportamiento, mal humor y más.


El consenso es claro en cuanto al uso de dispositivos antes de dormir, pero los estudios sobre los efectos de pantallas en la mañana son limitados. Mucho de lo que sabemos parece provenir de un pequeño estudio realizado en Francia en el 2018, que examinó a niños de entre tres y seis años de edad y determinó que el riesgo de dificultades en el habla y el aprendizaje era tres veces mayor para los niños que veían pantallas por la mañana en lugar de entablar conversaciones con sus padres o hermanos. Tu hijo es mucho mayor, por lo que el uso de dispositivos no afectará su desarrollo del lenguaje.


Dicho esto, la luz azul mencionada anteriormente tiene el mismo efecto en el cuerpo sin importar la hora del día. O sea que, si tu hijo está utilizando sus dispositivos antes de clase, está también utilizando cierto nivel de energía y esfuerzo que de otra manera reservaría para su trabajo escolar. Puede que no parezca un esfuerzo, pero esta es la razón por la que muchos estudiantes se sienten cansados en sus clases de la tarde después de una mañana de ver videos en YouTube o de navegar por las redes sociales. No tienen el aguante necesario para concentrarse y prestar atención por la excitación que se atribuye al uso de dispositivos. Así que, en resumen, si quieres que tu hijo esté más alerta y con más energía para un día completo de aprendizaje riguroso, es mejor evitar las pantallas antes de clase, ¡lo que significa que tenías razón!

“Puede que no parezca un esfuerzo, pero esta es la razón por la que muchos estudiantes se sienten cansados en sus clases de la tarde después de una mañana de ver videos en YouTube o de navegar por las redes sociales.”