PRINT

Las vacaciones de fin de año están a la vuelta de la esquina. Pero lo que solía ser definido por días acogedores en casa, viendo películas, horneando galletas y disfrutando de la compañía de nuestros seres queridos, ahora suena como… lo mismo de siempre (excepto por las galletas). Estamos todos en casa desde hace ya bastante tiempo, los días se han vuelto más complicados que acogedores y nadie necesita tener menos clases. Muy por el contrario, la mayoría de nosotros con hijos en edades escolares nos preguntamos: ¿Cuándo en la vida reabrirán las escuelas por completo?

Como sin duda ya sabes, no hay respuesta fácil a esta pregunta. La pandemia COVID-19 sigue en todo su apogeo y lo más seguro es que las fiestas de fin de año aumenten el número de contagios aún más. Sin embargo, las decisiones sobre clases presenciales y reaperturas escolares no han necesariamente seguido los números de casos locales: de hecho, hemos visto varias escuelas reanudando clases presenciales en lugares del país en donde la tasa de contagio está altísima, mientras que otras escuelas siguen en pausa en lugares que han logrado controlar (hasta recientemente) los contagios. Algunos expertos dicen que es el miedo y no la ciencia la que ha dictado la reapertura de las escuelas. (Aquí hay un mapa de los estados que han reanudado clases presenciales).


Nos queda claro una cosa: tu localidad y el tipo de escuela que asisten tus hijos es lo que determina en gran parte el tipo de escolarización que se les está ofreciendo en esta pandemia, y posiblemente durante el resto del año. Los estudiantes de distritos escolares rurales y suburbanos tienen más probabilidades de que se les ofrezca una educación presencial que los estudiantes de los distritos urbanos. Muchas escuelas privadas y parroquiales también han reanudado clases presenciales. Mientras tanto, muchas escuelas chárter urbanas han adoptado un enfoque similar al de sus distritos cercanos y han optado por un aprendizaje totalmente remoto o híbrido.


¿Cómo van las cosas y qué podemos esperar para el resto del año escolar? Esto es lo que sabemos:


Las escuelas no parecen estar impulsando las tasas de transmisión dentro de las comunidades. A medida que las escuelas a lo largo del país y del mundo han ido reanudando clases presenciales, los datos han seguido respaldando las primeras observaciones de los científicos, según las cuales los niños (y especialmente los niños pequeños) no parecen contraer o propagar el virus con la misma frecuencia que los adultos. Esto diferencia a COVID-19 de los resfriados, gripes y virus estomacales que, como todo padre de familia sabe, se propagan más rápido que un incendio forestal en las escuelas. No significa que no haya habido casos y brotes en las escuelas, especialmente cuando hay un alto número de casos en la comunidad local (como lo hay ahora en la mayoría del país). Pero sí significa que la comunidad científica está viendo y aceptando que las escuelas son entornos de bajo riesgo, especialmente comparados con restaurantes llenos de gente, fiestas privadas y reuniones familiares donde los invitados tienden a relajarse y olvidar sus mascarillas.


Muchos estados probablemente intenten realizar cierres más específicos, en lugar de mantener todo cerrado. Dado lo que sabemos sobre la transmisión del virus de persona a persona, ciertos estados y localidades están siendo más selectivos con sus directrices de salud, poniendo restricciones específicas limitando el número de personas en reuniones privadas y requiriendo el uso más extenso de las mascarillas. Esto no significa que no vayamos a ver cierres más amplios que incluyan el cierre por completo de las escuelas. Pero, con toda la evidencia que apunta a lo inusual que son los contagios y brotes en las escuelas, se debe argumentar que, para controlar la propagación del virus, hay que empezar por tomar medidas drásticas en los entornos de alto riesgo y no las escuelas. (Este fue el enfoque adoptado por varios países europeos durante su más reciente ronda de cierres). Por otro lado, ya muchos distritos y sindicatos de profesores han llegado a un acuerdo de métricas claras para reabrir las escuelas, en donde las escuelas reabrirán solo si la tasa de contagios local está por debajo de cierto número. De modo que, si los líderes estatales y locales se resisten a tomar medidas para controlar el virus, las escuelas probablemente cerrarán o permanecerán cerradas este año.


La información sobre los ensayos de las vacunas parece prometedora. Como hemos mencionado anteriormente, las vacunas de las que has oído hablar en las noticias no han sido probadas aún en los niños (aunque Pfizer ha comenzado a hacerlo). Y esto toma su tiempo. Hay que empezar por probar la vacuna con adolescentes y seguir hasta llegar a los más chiquitos. Pero aún sin una vacuna pediátrica, una buena vacuna para adultos ofrecerá la seguridad que los distritos y sindicatos de profesores buscan para poder empezar a reanudar clases presenciales, especialmente si se les da prioridad a los educadores para ponerse la vacuna junto con otros trabajadores esenciales.


Si tuviéramos que adivinar (y recuerden que somos The Kinda Guide no una mera bola de cristal), diríamos que el invierno no se ve prometedor, pero creemos que muchos distritos reanudarán clases presenciales en la primavera para estudiantes de primaria y escuela media. En cuanto a los estudiantes de secundaria en la mayoría de los distritos (especialmente los distritos urbanos), sospechamos que seguirán estudiando desde casa por el resto del año escolar, aunque ojalá no sea así. Lo bueno es que, con las buenas noticias que estamos escuchando sobre los ensayos de vacunas, el año escolar 2021-2022 será mucho más normal que este, aunque probablemente tengamos que seguir ciertas normas de seguridad como el uso de mascarillas y distanciamiento social por un buen tiempo.


¿Qué podemos hacer con esta información? Esperar lo mejor y planear para lo peor, ¿no es cierto? En caso de que nuestros hijos tengan que seguir aprendiendo desde casa el resto del año, o por unos cuantos meses más, la próxima semana estaremos recopilando nuestros recursos en línea favoritos para mantener a todos ocupados, entretenidos y aprendiendo algo.

“Nos queda claro una cosa: tu localidad y el tipo de escuela que asisten tus hijos es lo que determina en gran parte el tipo de escolarización que se les está ofreciendo en esta pandemia, y posiblemente durante el resto del año.”

PrevioSiguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

ago. 14, 2021

Alistándonos para la escuela en un mundo diferente

Un nuevo año escolar siempre es una transición. Y este año la transición se siente mucho más GRANDE. ¿Cómo empezamos a preparar a toda la familia para un año exitoso?

Leer

may. 22, 2021

Lo que hemos aprendido de la pandemia

La pandemia sacó a la luz algunas verdades esenciales sobre el mundo en que vivimos. He aquí lo que hemos aprendido.

Leer