PRINT

Cuando las escuelas a lo largo del país cerraron en marzo, pensamos que nuestros hijos iban a permanecer en casa por solo unas cuantas semanas. Pero las semanas se convirtieron en meses y se hizo evidente que el resto del año escolar se había arruinado. Aún así, no pensamos que con el 2021 a la vuelta de la esquina todavía estuviéramos en las mismas.

Pero aquí estamos. Y aunque las directrices de salud pública en cuanto al cierre de las escuelas son válidas y siguen siendo válidas, estamos tan solo empezando a comprender el verdadero costo del cierre de las escuelas y el aprendizaje virtual extendido en los resultados de los estudiantes.


No queremos ser aguafiestas; sabemos que leen The Kinda Guide para preocuparse menos, no más, pero este tema nos preocupa y creemos que es importante que los padres de familia entiendan porqué.


La pérdida de aprendizaje es real. Es un hecho conocido que los niños pierden un poco de lo aprendido en matemáticas y lectura durante las vacaciones de verano normales. Así que es razonable concluir que los estudiantes han echado para atrás aún más durante la pandemia del coronavirus. Y, lastimosamente, así ha sido. En Dallas, por ejemplo, los resultados de las evaluaciones de las Medidas de Progreso Académico (MAP, por sus siglas en inglés) del distrito a principios del año escolar mostraron enormes pérdidas de aprendizaje en matemáticas y lectura. En el 2019, el 54 por ciento de los alumnos de quinto grado de Dallas cumplían con las expectativas de su nivel de grado según las pruebas de la Evaluación de Preparación Académica del Estado de Texas (STAAR, por sus siglas en inglés). Pero según estas últimas evaluaciones MAP, se proyecta que solo el 24 por ciento de los alumnos de quinto grado de este año alcanzarán ese objetivo. Los resultados de lectura también bajaron: Los alumnos de quinto grado de este año estaban 21 puntos porcentuales por detrás de sus compañeros que comenzaron el quinto grado el año pasado.


Es probable que sea peor en matemáticas que en lectura. Los puntajes de matemáticas tienden a bajar más que los de lectura, quizás porque los estudiantes practican menos sus habilidades matemáticas fuera de la escuela. En Dallas, la mitad de los estudiantes mostraron pérdidas de aprendizaje en matemáticas, mientras que un tercio lo hizo en lectura.


La pandemia está exacerbando las desventajas educativas ya existentes. Desafortunadamente nuestro sistema educativo no es equitativo, y las pérdidas de aprendizaje asociadas con COVID-19 tampoco lo son. En Dallas, por ejemplo, las proyecciones de los estudiantes negros para alcanzar el puntaje de "cumple con el nivel de grado" en matemáticas oscilaban entre casi el 8 por ciento y el 18 por ciento dependiendo del grado, en comparación con un rango de alrededor del 42 al 61 por ciento entre los estudiantes blancos. Es probable que estas brechas se amplíen a medida que transcurra el año, debido a las enormes disparidades en el acceso a la escolarización presencial. En Massachusetts, alrededor de dos tercios de los estudiantes negros y latinos asisten a la escuela en distritos que comenzaron el año escolar totalmente a distancia, en comparación con el 70 por ciento de los estudiantes blancos en todo el estado que tuvieron acceso a por lo menos alguna escuela presencial. Hasta uno de cada cuatro estudiantes sin hogar, viviendo en hogares de crianza, con discapacidades o aprendiendo el idioma inglés, no ha recibido educación alguna desde marzo. Lo que significa un número de hasta tres millones de estudiantes en total.


Esto es una noticia preocupante, por no decir otra cosa. Entonces, ¿qué pueden hacer los adultos en casa para minimizar la pérdida de aprendizaje?


Ya sabes lo importante que es leer con tus hijos, así que sigue haciéndolo. Si necesitas más libros o materiales de lectura, las bibliotecas siguen siendo un excelente recurso, aún cuando no puedas ir en persona. Muchas bibliotecas están ofreciendo servicios sin contacto para ir a recoger libros o bolsas de libros preseleccionados que puedes llevar a casa y luego devolver.


No se olviden de practicar matemáticas. Nos encanta Bedtime Math (en inglés) que ofrece una práctica sencilla y divertida de matemáticas para todos los días (o noches) o Khan Academy (en inglés o español) para una práctica más intensa. Understood.org tiene una lista de apps recomendadas por maestros para practicar matemáticas, lectura, escritura y otras materias desde casa. Y si sientes que tu hijo necesita apoyo adicional, busca un tutor. Aquí te damos ocho opciones de tutoría o clases individuales gratis o de precio moderado, en persona y en línea.


Por último, habla con los maestros. Es importante saber cómo le está yendo a tu hijo para poder ayudarlo. No aceptes el 2020 y sus anomalías como excusa. Este año escolar no será igual que los demás, pero tampoco podemos desentendernos a costa del aprendizaje de nuestros hijos.

“Hasta uno de cada cuatro estudiantes sin hogar, viviendo en hogares de crianza, con discapacidades o aprendiendo el idioma inglés, no ha recibido educación alguna desde marzo. Lo que significa un número de hasta tres millones de estudiantes en total.”

PrevioSiguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

ago. 14, 2021

Alistándonos para la escuela en un mundo diferente

Un nuevo año escolar siempre es una transición. Y este año la transición se siente mucho más GRANDE. ¿Cómo empezamos a preparar a toda la familia para un año exitoso?

Leer

may. 22, 2021

Lo que hemos aprendido de la pandemia

La pandemia sacó a la luz algunas verdades esenciales sobre el mundo en que vivimos. He aquí lo que hemos aprendido.

Leer