PRINT

Denise Gilstrap es profesora adjunta de la Universidad de Loyola y antigua Navegante de Nueva Orleans. Además de enseñar y supervisar a estudiantes de medicina, Denise dirige una clínica local de salud mental que ofrece terapia familiar, terapia de juego y asesoramiento individual y de grupo gratuito o asequible.


Hola, Denise. Hemos hablado anteriormente sobre lo que deberían hacer las escuelas para apoyar la salud mental de los estudiantes. Me imagino que esto sigue siendo relevante.


Por supuesto que sí. Una cosa que surge mucho en Nueva Orleans, y creo que está empezando a surgir en todo el país, es la necesidad de que las escuelas estén más en sintonía con las diferentes experiencias traumáticas a las que se enfrentan algunos de nuestros niños. Muchos niños llegan y son etiquetados con "problemas de comportamiento". Muchas veces, no tenemos en cuenta las experiencias que ha vivido el niño y que podrían contribuir a su comportamiento. Así que me gustaría que las escuelas adoptaran más prácticas informadas sobre el trauma.


Parece que eso va a ser aún más importante cuando los estudiantes regresen a clases presenciales este año y el próximo. ¿Qué tipo de problemas de salud mental crees que veremos en los jóvenes?


Debido a la pandemia, los índices de ansiedad y depresión en niños y adolescentes han aumentado considerablemente. Así como también la ideación suicida. Cuando los estudiantes vuelvan a clases presenciales, puede que los padres de familia empiecen a ver cambios de comportamiento que conllevan la ansiedad y la depresión, si es que no lo han notado aún.


¿Qué pueden hacer los padres de familia ahora para ayudar a sus hijos en la transición de regreso a clases presenciales?


Algo importante es controlar la información a la que están expuestos sus hijos. A veces, el acceso a demasiada información (todas las noticias) puede generar ansiedad. Y creo que hay mucha desinformación que también genera ansiedad y preocupación. Al regresar a la escuela, es posible que los niños escuchen cosas de sus compañeros que no son precisamente correctas, y es cuando los padres deben explicarles, "Bueno, esto es lo que realmente sucede" y hablar sobre los hechos con información verídica.


Al mismo tiempo, los padres necesitan preparar a los niños para la escuela en persona. Estoy segura que las prácticas de distanciamiento social seguirán en pie el próximo ciclo y puede que los estudiantes no puedan socializar como lo han hecho en el pasado. Así que los padres de familia y cuidadores deben hacer las preguntas y obtener la información necesaria para saber cómo va a ser la escuela y comunicarle esto a sus hijos para que estén preparados. Lo importante es ayudarlos a sentirse lo más seguros posible. Y además, por supuesto, conversar con sus hijos sobre lo que les preocupa a ellos. Creo que, por lo general, los niños van a estar muy contentos de volver a la escuela. Pero creo también que habrá mucha ansiedad cuando los estudiantes empiecen a retomar el ritmo académico y tengan que ponerse al día o enfrenten dificultades académicas.


¿Cuáles son las señales preocupantes que los padres de familia deben tener en cuenta?


Ellos son los que mejor conocen a sus hijos y saben cuando algo no está bien. Es posible que sus hijos no sepan cómo expresar lo que les ocurre. Si notan que su hijo se aísla o no quiere socializar como antes, esto puede ser una señal de ansiedad o depresión.


Aparte de esto, cualquier cambio de humor que no pueda ser explicado por cosas típicas del desarrollo puede ser una señal de alarma. Si sienten que un minuto están felices y al siguiente están retraídos, y no es realmente atribuible a algo que haya ocurrido, presten atención. Si parecen irritables, se frustran fácilmente con la escuela o con los miembros de la familia o sus amigos, y no es propio de ellos, presten atención. Y el sueño es otra cosa realmente importante. ¿Tienen problemas para dormir o duermen demasiado? ¿Se despiertan en medio de la noche para usar sus teléfonos o pantallas? Estas son señales que hay que prestarle atención.


Por último, el rendimiento académico puede ser un gran indicador de que algo está pasando, especialmente en los niños que usualmente les va bien. Si antes estaban motivados con la escuela o sus actividades extracurriculares, pero ahora no lo están, o tienen problemas para concentrarse o abordar cosas que antes no suponían un problema, consideren buscar apoyo.


En el caso de los más pequeños, las señales pueden ser comportamientos externos, como actuar de forma agresiva, desafiar a sus padres, tener rabietas, o llorar más de lo habitual. Puede que se quejen de dolor de cabeza o de barriga, lo que es típico de los niños pequeños cuando experimentan ansiedad u otros cambios de humor.


Si hay señales preocupantes, ¿qué tipo de apoyo o recursos se debe buscar?


Si se notan estas cosas, hay que buscar apoyo profesional. Por supuesto, hay cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos en casa. Pero creo que con todo lo que está pasando, siempre es mejor buscar a un profesional que pueda ver a un niño y decir: "Okay, esto son cosas normales del desarrollo" o "No, esto es algo más serio que tenemos que tratar".


Siempre recomiendo que los padres empiecen por ver al consejero escolar, que debería poder remitir a la familia a un profesional. Los padres también pueden consultar al médico de cabecera de sus hijos para una recomendación.


¿Qué has notado que están haciendo las escuelas para apoyar la salud mental de los estudiantes en esta transición?


Me he dado cuenta de que muchas escuelas se están asociando con organismos locales para proporcionar apoyo adicional en materia de salud mental, y muchas escuelas están haciendo un esfuerzo para priorizar el bienestar socio-emocional de los estudiantes con esta transición. Así que creo que las escuelas son conscientes. Pero esto es algo que los padres de familia definitivamente deberían estar preguntando a las escuelas de sus hijos. ¿Qué apoyos adicionales existen para nuestros hijos? ¿Cómo se adaptará el entorno escolar para apoyar la salud mental de nuestros hijos? ¿Qué pasos siguen los maestros para remitir los problemas de salud mental de un alumno? ¿A quién podemos dirigirnos si tenemos dudas sobre nuestros hijos? Los padres y las familias deberían plantearse estas preguntas y exigir que se dé prioridad a la salud mental de los estudiantes.

Siguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

abr. 24, 2021

Cómo hacerlo todo en un solo verano

Este verano más que nunca, nuestros hijos necesitan un descanso. También necesitan aprender. ¿Podrán hacer ambas cosas?

Leer

abr. 17, 2021

6 cambios en el estilo de vida que nos gustaría conservar de la pandemia

A estas alturas, ya todos estamos listos para que nuestras vidas regresen a la "normalidad", pero hay ciertos aspectos de la pandemia que valdrían la pena conservar, ¿no? Nuestro equipo opina.

Leer