PRINT

Aprender es como comer vegetales, ¿no es cierto? Me refiero a que ambas cosas son buenas para tus hijos y tus hijos a veces las disfrutan. Pero si mencionas la palabra “aprender” o “vegetales”, ¡se acabó!: De repente ya nadie quiere tener nada que ver con ellos.

Muchos padres y cuidadores esconden vegetales en las comidas para que nadie los note, como en pastas con queso, salsas de pasta o pizza y licuados. ¿Será que podemos esconder lecciones de aprendizaje también?


El objetivo no solo es esconder el valor educacional de algo para que tus hijos no tuerzan la boca. También se trata de incluir lecciones en actividades diarias porque, aunque sea muy bonito tener 30 minutos para sentarse a leer o practicar matemáticas o hacer un experimento científico con tu hijo, todos sabemos que 30 minutos es algo difícil de conseguir.


Así que aquí están mis lugares favoritos para colar un poco de lectura, matemáticas y ciencias en tus actividades rutinarias:


En la cocina. Invita a tus hijos a la cocina y anímalos a que te lean las recetas. (Aquí tenemos algunas recetas aptas para toda la familia). Si horneas, considera doblar la receta o cortarla por la mitad para que tus hijos hagan las matemáticas necesarias para determinar cuánto de cada ingrediente necesitarán. (¿Querrán la mitad de galletas o el doble? La respuesta me parece clara a mí, pero es realmente una decisión personal). Cocinar y hornear son también buenas oportunidades para hablar de ciencia: ¿Cuál es el punto de ebullición del agua? ¿Agregar sal realmente acelera la ebullición o es un mito? ¿Cómo funcionan los agentes fermentadores como el bicarbonato o la levadura? Por cierto, no hace falta que sepas las respuestas a estas preguntas de antemano. Anima a tus hijos a que pregunten y busquen las respuestas por sí mismos en Google.


Comprando comida. Ya sea que compres en línea o en el supermercado, hay varias oportunidades para reforzar el aprendizaje de lectura y números en niños pequeños. Puedes pedirle a tu hijo que lea las etiquetas, busque artículos de determinados colores, cuente las frutas o verduras, o incluso que te ayude a pesar los productos en la tienda.


Haciendo mandados. Si están en el auto, puedes poner un podcast, como “But Why,” “Tumble,” estos en español o estos otros recomendados por Common Sense Media que responderán todas tus preguntas científicas. (O las preguntas científicas de tus hijos). Cuando salen de paseo, pídele a tus hijos más grandes que lean el mapa para saber por dónde van y qué tan lejos tienen que ir, y anima a los pequeños a leer las señales de la calle para que empiecen a hacer esas importantes conexiones entre letras y sonidos.


Mientras ven películas. Bueno, no todas las películas tienen que ser educativas. Pero si tienes algún amante de los animales o de la naturaleza en casa, échale un vistazo a Nuestro Planeta (Our Planet) con episodios gratuitos en YouTube.

“El objetivo no solo es esconder el valor educacional de algo para que tus hijos no tuerzan la boca. También se trata de incluir lecciones en actividades diarias...”

PrevioSiguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

ago. 14, 2021

Alistándonos para la escuela en un mundo diferente

Un nuevo año escolar siempre es una transición. Y este año la transición se siente mucho más GRANDE. ¿Cómo empezamos a preparar a toda la familia para un año exitoso?

Leer

may. 22, 2021

Lo que hemos aprendido de la pandemia

La pandemia sacó a la luz algunas verdades esenciales sobre el mundo en que vivimos. He aquí lo que hemos aprendido.

Leer