PRINT

¿Sabes cuando repites una palabra tantas veces que para de sonar como una palabra real? Eso me pasa con la palabra “híbrido”. Híbrido, híbrido, híbrido. ¿no? Hace un año, el “modo híbrido” se usaba para describir un auto no la escuela de los niños. Pero a esto hemos llegado: cuando la vida es parcialmente normal, nos toca también una escuela parcial.

A medida que avanza el año, más escuelas deciden reabrir sus puertas y muchos distritos están optando por este enfoque parcial, más que todo para poder mantener el distanciamiento social adecuado en las aulas de clase. Esto significa que hay más estudiantes que nunca cambiando entre el aprendizaje remoto y presencial cada semana o incluso cada día. Y esto trae consigo una nueva serie de retos (y oportunidades).


Mis hijos de 11 y 10 años han estado asistiendo a la escuela en modo híbrido desde hace un par de meses. Nos sentimos afortunados que pueden pasar tiempo en persona con sus maestros y amigos, pero el cambio de rutinas es un poco complicado. En nuestro distrito la modalidad híbrida es de media jornada escolar. Mis hijos asisten a la escuela en persona por un largo estrecho en las mañanas y regresan a casa en la tarde para almorzar y terminar la jornada escolar en casa. Este horario escolar asegura que los niños no pasen mucho tiempo sin sus mascarillas puestas ya que no comen en la escuela, pero a la vez nos complica bastante el día.


Basado en nuestra experiencia, estas son mis recomendaciones para minimizar el caos y facilitar la experiencia escolar híbrida para que sea lo más manejable y segura posible:


Seguridad ante todo. La seguridad tiene que ser la prioridad número uno para tus hijos y toda la familia. Empieza por asegurarte de que tus hijos tengan buenas mascarillas: últimamente hemos oído hablar mucho sobre lo importante que son las mascarillas, especialmente ahora que se han descubierto nuevas variantes más contagiosas. Aquí te tenemos recomendaciones de mascarillas de alta calidad. Asegúrate que las mascarillas que usen tus hijos les queden bien ajustadas y no haya aire circulando por la nariz, barbilla o ningún otro lugar, y que sean lo suficientemente cómodas para usar por largos períodos de tiempo. Si estás nervioso por el regreso a la escuela, aquí te dejamos unos consejos de nuestros Navegadores sobre cómo comunicarte con la escuela para aprender más de los protocolos de seguridad, desde el control de síntomas que tendrás que hacer desde casa hasta el sistema que tiene la escuela para aislar a estudiantes y docentes enfermos y notificar a las familias.


Practica usar la mascarilla en casa. Hablando de mascarillas, si tus hijos (especialmente los más pequeños) no están acostumbrados a usarlas, practiquen usándola en casa con algunos incentivos (como dejarlos ver televisión o usar sus dispositivos con la mascarilla puesta. ¡Se acostumbrarán rápido!).


Tengan un calendario familiar (o dos). Ya sé que lo sugerimos mucho, pero un calendario familiar en un lugar donde todos lo puedan ver es particularmente importante con un horario escolar híbrido. Asegúrate de utilizar un sistema que funcione para tu familia y la modalidad de la escuela. Por ejemplo, un calendario por mes les conviene si los niños van ciertas semanas a la escuela en persona y otras semanas aprenden desde casa, pero un calendario por semana será mejor si el horario varía por día. Además, cada niño deberá tener su propio calendario diario para apuntar los útiles y tareas que necesita tener listos y empacados cada día.


Haz una zona multiuso en la entrada de la casa. Con tantas cosas que hay que llevar y traer, es fácil que se queden olvidadas. Ten un espacio dedicado en donde los niños puedan poner sus útiles escolares cuando lleguen de la escuela o hayan terminado con el aprendizaje del día. Lo ideal sería tener un lugar para poner los maletines, guardar y cargar los dispositivos, dejar las tareas y asignaturas terminadas, mantener las mascarillas limpias separadas de aquellas usadas y húmedas, y cualquier otra cosa por el estilo. El objetivo es evitar tener que buscar estas cosas por toda la casa al último minuto. (Aunque siendo realistas, quién sabe si eso es posible).


Si los niños no pueden comer en la escuela, ajusta los horarios de las comidas. Este consejo es solo para las familias cuyas escuelas, como la nuestra, no permiten que los niños coman dentro. Nuestros hijos ahora van a la escuela de 8 am a 1 pm sin comer en el medio, así que planeamos el desayuno y el almuerzo de acorde. En la mañana les damos un desayuno grande con suficiente proteína para mantenerlos satisfechos todas esas horas (lastimosamente ya no podemos contar con las barritas de cereal). Para hacerlo fácil, optamos por avenas con nueces o mantequilla de nueces o semillas, yogur griego o huevos revueltos. (Los huevos duros también son una excelente opción para tener lista y preparada desde la noche anterior). Y también tenemos bastantes opciones de meriendas y el almuerzo preparado para que puedan comer a penas llegan a casa.


Revisen el horario juntos. Ya sea durante la cena o antes de irse a dormir, hablen sobre cómo les fue ese día y revisen el plan y el horario del día siguiente. ¿Hay algún cambio inesperado en el horario o alguna cosa en particular que hay que llevar a la escuela? Si es así, asegúrense que ya esté puesto en su lugar en la zona multiuso. (Si aún no está, pónganlo antes de que se les olvide).


No mandes a tus hijos a la escuela si tienen algún síntoma. En el invierno, es común que a los niños les de dolor de cabeza o congestión. En circunstancias normales, los mandaríamos a la escuela si no es nada preocupante. Pero estamos en una pandemia. Recuerda que la escuela solo podrá seguir abierta si no hay un virus circulando por sus aulas. Así que, incluso si estas bien seguro que tu hijo no tiene COVID, respeta la lista de síntomas que te ha dado la escuela y mantén a tu hijo en casa si no sabes con seguridad que no tiene uno de los síntomas en la lista. El sistema solo funcionará si todos los padres lo siguen y lo respetan.


Sé consistente con la hora de dormir y despertar. Aunque puedan dormir más para asistir a sus clases virtuales, trata de mantener el mismo horario todos los días de la semana. Es mucho más fácil ser consistente y dormir bien y suficiente todas las noches sin importar la modalidad de aprendizaje que tengan al día siguiente.


¿Qué has encontrado útil en tu experiencia con el modo híbrido? Envíanos tus consejos para que podamos compartir tu sabiduría.

“Más estudiantes que nunca cambiando entre el aprendizaje remoto y presencial cada semana o incluso cada día. Y esto trae consigo una nueva serie de retos (y oportunidades).”

PrevioSiguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

abr. 17, 2021

6 cambios en el estilo de vida que nos gustaría conservar de la pandemia

A estas alturas, ya todos estamos listos para que nuestras vidas regresen a la "normalidad", pero hay ciertos aspectos de la pandemia que valdrían la pena conservar, ¿no? Nuestro equipo opina.

Leer

abr. 10, 2021

Tu guía a los deportes de verano ¿Cuáles son los más seguros?

Ya queremos que nuestros hijos salgan de la casa, corran, salten y descarguen energía. ¿Cuáles son los deportes más seguros para jugar este verano?

Leer