PRINT

Hace mucho tiempo que la escuela no ha sido normal. Mucho, mucho tiempo. Nuestros hijos—ya sea que regresaron a clases presenciales el año pasado, se quedaron en aprendizaje remoto o hicieron algo híbrido—se perdieron muchas de sus interacciones escolares habituales, como ver las caras completas de sus maestros sin mascarillas, reunirse alrededor de una mesa para trabajar en grupo o sentarse en las acogedoras alfombras del aula a la hora de lectura. Muchos estudiantes perdieron contenido académico importante. Todos se perdieron de algo.

Related Article

Cómo apoyar la salud mental pospandemia de tus hijos

Obtenemos consejos de una experta sobre lo que hay que tener en cuenta y lo que debes hacer si estás preocupado por tus hijos.

READ MORE

Y ahora, la mayoría se alistan para regresar a… algo más cercano a la normalidad. Es imposible predecir exactamente cómo será este año o qué desafíos encontraremos en el camino. Lo mejor que podemos hacer es preparar a nuestros hijos, y a nosotros mismos, para el regreso a clases. Estas son algunas de las estrategias que estamos utilizando con nuestras propias familias para que todos estén preparados para este nuevo año escolar:


Habla con toda la familia. ¿Cómo se sienten de regresar a la escuela? Esta es una buena conversación para tener todos los años, pero este año es más importante que nunca. Todos hemos pasado por mucho estos últimos 18 meses, especialmente los niños. Suena bastante obvio, pero debemos crear el espacio necesario para tener estas conversaciones y dialogar sobre lo que cada uno siente y cómo lo está procesando. Dale a cada uno la oportunidad de compartir lo que les causa nervios, emoción o cualquier otro sentimiento sobre la escuela. Lo que tienen en mente puede ser muy diferente de lo que piensas. Juntos, pueden resolver y dialogar si algo les preocupa o asusta. Por ejemplo, si a tu hijo le preocupa enfermarse, recuérdale que, transcurrido más de un año de la pandemia, las pruebas siguen demostrando que los niños tienen un riesgo muy bajo de contraer enfermedades graves por el virus COVID-19.

“Es imposible predecir exactamente cómo será este año o qué desafíos encontraremos en el camino. Lo mejor que podemos hacer es preparar a nuestros hijos, y a nosotros mismos, para el regreso a clases.”

Hablen sobre la seguridad en la escuela. ¿Qué precauciones y normas de seguridad seguirá la escuela este año? Hablen sobre cuándo hay que tener la mascarilla puesta y cuándo no, y qué normas de distanciamiento social seguirán vigentes (si es que las hay). En el caso de los estudiantes de 12 años o más, puede ser útil hablar sobre la vacunación. Por ejemplo, ¿con qué actividades te sentirías tú (y tus hijos) cómodos si ellos están vacunados pero sus amigos no, o viceversa? Y, si planean vacunar a sus hijos menores este año, estén atentos a las notificaciones; las últimas noticias sugieren que este invierno se espera la aprobación de vacunas para niños menores de 12 años.


Consigue los útiles adecuados. Este año habrá más papel y lápiz que laptops y auriculares. Pero querrás actualizar la colección de mascarillas si las que tienen ya están viejas (esta es una lista de mascarillas que recomendamos para niños). Y si la mochila solo se ha llenado de polvo desde el 2019, no la tienes que botar, ¡solo métela entera a la lavadora!


Contacta a los maestros. Tan pronto como puedas, programa una reunión o llamada con el nuevo maestro de tu hijo para que se conozcan. Asegúrate de compartir tus preocupaciones, especialmente aquellas que se deben a las interrupciones por la pandemia. Comparte también la mejor forma de comunicarse contigo; por ejemplo, si prefieres seguir comunicándote por videoconferencias este año, puedes preguntar si tienes la opción.


Desarrollen una mentalidad de crecimiento. El regreso a clases este año puede ser más difícil de lo normal, sobre todo si los estudiantes perdieron mucho tiempo de aprendizaje el año pasado. Recuerden que retomar el camino puede tomar tiempo. Para tener una idea de las áreas en que tus hijos necesitan apoyo académico, utiliza el Chequeo Académico por nivel de Learning Heroes.


Reestablezcan rutinas saludables para el cuerpo y mente. ¿Es posible que las rutinas de tu familia a la hora de dormir y comer se hayan desviado durante el aprendizaje a distancia, y aún más durante los meses de verano? (La de mi familia también.) Dale a toda la familia algo de tiempo para readaptarse a las rutinas del año escolar. Adelanta la hora de dormir 15 minutos por noche si es necesario, y consulta nuestro recurso sobre cómo ayudar a tus hijos a dormir mejor para rendir mejor en la escuela.


Practica la escuela para los novatos. Esto es especialmente útil para los estudiantes más pequeños que van a empezar a ir a la escuela este año (¡hola, kínder!) o los que entran por primera vez a una nueva escuela porque estuvieron en aprendizaje a distancia el año pasado (¡hola, primer grado!). Hablen sobre las rutinas escolares, repasen el horario diario e incluso vayan de paseo a la escuela, ya sea en auto o a pie, para verla y sentirse más cómodos. También pueden animar a sus hijos a que jueguen a “la escuela” en casa. Todo esto les ayudará a prepararse para la escuela; no todo es preparación académica (pero síganle leyendo a sus hijos, claro está). Para más ideas, lean la edición de esta semana de Pregúntale a un Navegador.

Siguiente

ARTÍCULOS RECIENTES

may. 22, 2021

Lo que hemos aprendido de la pandemia

La pandemia sacó a la luz algunas verdades esenciales sobre el mundo en que vivimos. He aquí lo que hemos aprendido.

Leer

may. 15, 2021

Cómo abordar la inminente transición escolar

En el otoño, las escuelas estarán llenas de niños de primer grado que hicieron su kínder desde casa y estudiantes de décimo grado que nunca antes habían pisado su secundaria. ¿Cómo se pueden preparar las familias para este año transitorio tan inesperado?

Leer